El septiembre de nuestros jardines/Avelino Hernández

 

 

nº I Colección Poesía Palma de Naranja

PVP: 10Comprar libro
ISBN: 84-931978-9-0

(160 páginas. Encuadernación: Tapa dura)

Cuaderno de viaje "El septiembre de nuestros jardines"

 

“Un canto a la vida”

Hace ya más de un año, una tarde cualquiera, Teresa nos hizo a un amigo y a mí un delicioso regalo: la oportunidad de leer tres mecanoscritos inéditos de Avelino Hernández Lucas, su compañero durante más de tres décadas. Yo estaba en una etapa delicada de mi vida: roto en pedazos de sombra y tristezas. Esos tres libros me ayudaron a despertar de nuevo, a saberme vivo en medio de los días, a concebir su paso como un milagro irrepetible y único; fueron una oportunidad de gozar otra vez con plenitud de las pequeñas cosas de este destartalado mundo nuestro, de volver a creer en la amistad entre los hombres: una tabla de náufrago. Uno de ellos llevaba el crepuscular título de El septiembre de nuestros jardines. Y aquella noche la pasé entre sus versos y lloré y reflexioné y me sentí curado de tantos viejos fantasmas. Avelino me hablaba con tal nitidez desde aquellos folios que casi lo creí a mi lado. Era esa la insólita magia de la Literatura. De la buena Literatura.


Enseguida pude darme cuenta de que estaba ante un poemario diferente: muy personal y de lenguaje austero aunque elegante, cargado de emoción y mesura; un poemario donde brotaban imágenes nuevas para Avelino: las imágenes del mar mediterráneo en vez de la meseta castellana; un libro donde dejaba plasmadas con mayor lucidez que nunca su filosofía de vida, su poética y su maestría y coraje para afrontar los momentos finales de su enfermedad. Avelino siempre se atrevió a mirar el mundo sin cristales, y así nos lo mostró —sobre todo en este poemario—, hasta quemarse los ojos.(...)

...A veces me recuerda —por su sobriedad, su contención de sentimientos, su serenidad y armonía entre fondo y forma, su modo de tratar el tema de la muerte introduciéndola en crescendo, hasta hacerla concreta, real, y su tranquilo aplomo al afrontarla— a Jorge Manrique y sus famosas Coplas de pie quebrado. Y, como aquel largo poema, tengo la absoluta seguridad de que estamos ante un nuevo clásico, ante uno de los poemarios de amor más hermosos, vívidos y sinceros que ha dado la Literatura Española en las últimas décadas. Así que disfrutad de su lectura: que os hiera a quemapiel este nuevo canto a la vida.

Yo, por mi parte, me despido. Ya dije al empezar que hace más de un año que leí el poemario por primera vez, y que me emocioné. Gracias a él nació Casa Abierta. Creo que Avelino apoyaría una iniciativa así, y que le hubiese gustado publicar en ella. Yo me siento orgulloso de poder prologar sus versos. Gracias, Avelino, maestro, hermano, compañero, amigo... Por tu voz brindo, porque es la voz de la noche iluminada. Gracias, Avelino, sin ti muchas personas no hubieran sido como son.

Hasta siempre. Te extrañamos. Vértigo para todos, muchas lunas, mareas de utopías. Salud y palabras como quien tira piedras. Besos con lengua a las musas y estropajo a las mentiras de los dueños del mundo.

(Del prólogo de Pedro Andreu)

 

 

 

Avelino Hernández Lucas

 

Nació en septiembre de 1944 en Valdegeña, Soria –al pie del Moncayo– entonces un pequeño pueblo de 300 habitantes dedicado a la agricultura. De su infancia, vivida íntegra en el ambiente de pueblo rural, evocó Avelino alguno de los valores que posteriormente le sirvieron para cimentar sus opciones en la existencia: El vínculo, inseparable e íntimo, entre vida humana y naturaleza,relación casi personalizada en su obra. La sensación de libertad, interiorizada de forma tan connatural al hombre como la aspiración del aire al respirar. El sentido de igualdad "nadie es más que otro si no ha hecho más que otro", es una de las citas preferidas de Avelino. Y la solidaridad, aprendida en la calle, simplemente viviendo, creyendo que ayudar a los otros es un juego más. Algunos títulos que aportó el autor a la narrativa infantil reflejan no sólo la vivencia feliz de esta faceta personal de "niño de pueblo" sino este entretejido de su sistema de valores: Una vez había un pueblo, Silvestrito, El Valle del Infierno...( Leer más: www.avelinohernandez.com Página oficial del autor )

 

 

 

 

VOLVER A...

 

MENU PRINCIPAL

 

BLOGVIDEOS

FACEBOOKFOTOS

 

 

 

 

 




CASABIERTA-ED © 2012 / diseño web VELLERTIGO